Información

Comienzo de la etapa:
2 de enero de 2018

 

¿Esta parece nueva, no?

Exacto. Son 5600 millas que comenzarán el 2 de enero de 2018 y que llevarán a la flota desde Melbourne hasta Hong Kong. Un rápido vistazo al mapa nos dice que la ruta entre estas dos ciudades parece complicadísima por las innumerables alternativas que existen. Por lo tanto, y como no sabemos si el comité de regatas limitará de algún modo los márgenes del recorrido, la analizaremos desde una perspectiva general…

¿Volvemos a atravesar diferentes zonas climáticas?

En efecto; hay que recordar que el clima oceánico de la tierra presenta distintas bandas, que rodean horizontalmente el globo, y que van del ecuador a los Polos de forma simétrica.

¿Y cuáles de ellas nos afectan en esta etapa?

Melbourne tiene un clima moderado, ya que reside sobre una latitud que le sitúa justo en el límite entre las borrascas que vienen del oeste y la zona subtropical de altas presiones (o anticiclones) del Pacífico. Vamos a asumir que los barcos pondrán rumbo al este desde la salida; en ese caso la primera parte será costear Victoria, Nueva Gales del Sur y Queensland hasta que crucen el mar de Coral.

El elemento clave de esta primera parte es la naturaleza cambiante del clima, e incluso es posible que una baja presión procedente del sur impulse a la flota a toda velocidad rodeando la punta de Australia. Si al final lo que domina es una alta presión, el ciclo diario de calentamiento y enfriamiento de la tierra generará vientos térmicos en la zona que obligarán a los equipos a poner toda su atención en su desarrollo.

Una vez ganen algo de norte, entrarán en la zona de influencia de los alisios (vientos de moderados a fuertes que soplan desde el sureste hacia el ecuador en el hemisferio sur), una circunstancia que protagonizará la travesía por el mar de Coral.

Mmm… ¿Hay alguna isla en la ruta?

Muchísimas; desde el mar de Coral hacia el norte, la flota deberá hilvanar con precisión milimétrica su camino pasando Papua Nueva Guinea y las islas Salomón.

Y seguro que aún no nos hemos quitado de encima las zonas climáticas…

Pues no. En la parte más meridional del mar de Coral suelen aparecer los Doldrums (calmas ecuatoriales con tormentas, vientos suaves y rachas inesperadas). Esta transición podría ser más complicada que la de la segunda etapa en el Atlántico, ya que en esta parte del mundo los doldrums se dividen en dos secciones separadas por una franja de alisios. Además, las islas cercanas pueden perturbar la climatología, con lo que la salida del mar de Coral puede ser una de las zonas más críticas de esta etapa. Por último, cuando crucen esta zona entrarán en los alisios del noreste (lo que soplan hacia el ecuador en el hemisferio norte) y se entrará en una cerrada lucha hasta la llegada.

¿Algún peligro añadido?

Ciclones tropicales: La salida en enero sitúa esta etapa en plena temporada de ciclones en esta parte del Pacífico, con lo que hay muchas posibilidades de que la etapa esté influenciada de una u otra manera por uno de ellos.

Monzones: Una vez la flota supere los doldrums, Papúa Nueva Guinea y las islas Salomon, pondrán rumbo noroeste impulsados por los alisios. Va a ser una parte muy rápida, una auténtica carrera de caballos hasta la meta de Hong Kong.

Sin embargo, los alisios acaban convirtiéndose en un monzón del noreste, un viento formado por un flujo constante en el sentido de las agujas del reloj alrededor de la alta presión que se forme sobre Asia central en esta época del año. En anteriores ediciones en las que la flota se vio obligada a navegar hacia el este, ciñendo contra el monzón, tanto los barcos como los tripulantes quedaron bastante dañados. Este año van hacia el noreste, lo que debería ser sinónimo de un fin de etapa espectacularmente rápido.

En esta etapa no habrá muchos relatos que contar…

No, es la primera vez en la que la regata hace esta etapa, con lo que es la ocasión perfecta para estrenar la historia.

El equipo Sun Hung Kai/Scallywag apuesta fuera de los Doldrums y consigue la victoria en su ciudad natal. 

© Pedro Martinez/Volvo Ocean Race

El Team Sun Hung Kai/Scallywag aprovechó la oportunidad justo al salir de los Doldrums en la Etapa 4 dándoles una gran ventaja sobre el resto de la flota y aguantando todo el camino hasta la meta en la ciudad de Hong Kong.

No mucho después de que el equipo local reclamara la histórica victoria en su puerto de origen, Vestas 11th Hour Racing colisionaba con un barco pocas millas antes de llegar a Hong Kong [leer más


El australiano y patrón del Sun Hung Kai/Scallywag, David Witt, y su navegante, Libby Greenhalgh, convirtieron el último lugar en el primero al tomar un atajo por los vientos alisios, abriéndose así la puerta a la gloria y a la victoria con la llegada del equipo a su puerto de origen. Veamos cómo se desarrolló y cómo pudieron mantener esta ventaja hasta el final.

Texto por Mark Chisnell

Batalla brutal
La flota tuvo una brutal batalla de tres días para cruzar los Doldrums y adentrarse en los vientos alisios del noreste. Si no sabéis lo que son los vientos alisios, la crisis de los mismos y su relación consulta la vista previa de esta Etapa. Pero si dispones de poco tiempo para adentrarte en el mundo de la meteorología, solo debes saber que el clima oceánico de la tierra presenta distintas bandas, que se extienden horizontalmente y forman un círculo alrededor del globo, y se extienden desde el ecuador hacia los polos en una imagen especular.

Impredecible
Los Doldrums se encuentran en el centro de estas zonas climáticas "reflejadas", en una banda más o menos a lo largo del Ecuador. Es una zona de vientos ligeros, tormentas impredecibles y borrascas. A ambos lados de los Doldrums se encuentran los vientos alisios: vientos regulares, de moderados a fuertes, que soplan desde el noreste en el hemisferio norte y el sureste en el hemisferio sur, y convergen en los doldrums.

Fueron los vientos alisios del noreste los que prometieron cierto alivio a nuestra atribulada flota en final del último test de esta Etapa. Estos vientos los encontramos a las 13:00UTC del 11 de enero en la imagen 1 con todos los barcos navegando a una brisa decente de entre 10-15 nudos, soplando desde el sureste.

 ©Geovoile - Image 1 (Click for larger image)

No a los vientos alisios
No quiero señalar lo cegadoramente obvio, pero si bien un buen viento del sudeste fue recibido como un verdadero alivio después del estrés de los Doldrums que habían soportado durante más de tres días, estos aún no eran los vientos del noreste. Hubo otro bamboleo y aún quedaba un lanzamiento de dados más.

Sabíamos que la brisa se fortalecería y empezaría a soplar en dirección contraria a las agujas del reloj y terminaría hacia el noreste. En la imagen 2 podemos ver la posición previamente predicha de la flota a las 13:00 del 13 de enero, 48 horas después. Todos hicieron un giro lento a la izquierda para apuntar (más o menos) hacia Hong Kong mientras el viento cambiaba para golpear del noreste.

 ©Geovoile - Image 2 (Click for larger image)

La tendencia era clara: que el viento eventualmente iría hacia el noreste y que la fuerza de este sería tan cierta como que el sol que se levantaría mañana por la mañana. La gran pregunta era cómo llegaría hasta allí y qué cambios ocurrirían en el camino.

Aprovechando la oportunidad
Las previsiones meteorológicas son buenas para suavizar estos cambios, pero en el agua raramente ocurre de esta manera, no hay una transición fluida de un estado a otro; más bien, los cambios ocurren en saltos discretos o a menudo alarmantes. Es en estos cambios repentinos donde se encuentran las grandes oportunidades y el Team Sun Hung Kai/Scallywag se hizo mano de una de ellas y la agarró con fuerza.

Si volvemos a la imagen 1, podemos ver que toda la brisa en el pronóstico fue hacia el este y el norte de la flota. Todos navegaban hacia el norte, o ligeramente al este del norte para intentar alcanzarla. Nadie estaba pensando en ir a directamente a Hong Kong hasta que tuvieran un noreste estable.

La pesadilla regresa
Y luego, justo antes de la medianoche del 11 de enero, el viento comenzó a relajarse y ser muy inestable. Echad un vistazo a la imagen 3 desde las 03:30UTC del 12 de enero, tres horas después de que comenzara a caer. Los Doldrums se habían extendido y habían arrastrado a toda la flota a la pesadilla. Era como la escena final de una película la “La Jungla de Cristal” donde el malvado villano vuelve a la vida y tiene una última oportunidad para acabar con Bruce Willis.

 ©Geovoile - Image 3 (Click for larger image)

Toda la flota ahora estaba atrapada, y este es el punto crucial, empeorando las condiciones al norte, en lugar de mejorarlas. Todavía quedaba algo de viento al este, pero tomar este camino podría significar ir por el camino equivocado ... y también ahora había viento hacia el oeste.

El equipo Sun Hung Kai/Scallywag (gris) fue uno de los primeros en reconocer esta situación y tuvieron un gran ventaja cuando observaron a partir del último informe de posición que los barcos que se aproximaban, navegaban hacia vientos más ligeros. Y sin duda fueron los primeros en poder hacer algo al respecto.

Los seis barcos principales se extendieron alrededor de una zona de aproximadamente treinta millas cuadradas donde tuvieron brisa de todas partes. Algunas de estas brisas que se dirigían a todas direcciones permitieron a algunos barcos navegar hacia el noroeste y algunos otros como se ve en la imagen 3 no pudieron hacerlo. Este fue el caso de MAPFRE (blanco) y el team AkzoNobel (violeta) por ejemplo, que tuvieron solo dos y cuatro nudos respectivamente y un viento que soplaban desde el norte al oeste o al norte, por lo que no había forma de que pudieran dirigirse a Hong Kong.

Los vientos alisios llegan... pero solo para algunos
Mientras tanto, ochenta millas o más detrás de este paquete, el Team Sun Hung Kai/Scallywag había navegado unas lentas millas manteniéndose entre unos ligeros 1 a 5 nudos hacia el noreste, y su navegante, Libby Greenhalgh, reconoció algo bueno desde el primer momento que lo vio.

En la imagen 4 de las 07:00UTC del 12 de enero podemos ver que la flota cuatro horas después, ahora se divide en tres grupos. Al norte Vestas 11th Hour Racing (naranja), Dongfeng Race Team (rojo) y team AkzoNobel finalmente habían visto la brisa ir al noreste, y aunque era ligera, habían sido capaces de girar sus barcos y apuntar a Hong Kong y hacia una brisa un poco más fuerte.

 ©Geovoile - Image 4 (Click for larger image)

En el medio, MAPFRE, Turn the Tide on Plastic (azul claro) y Team Brunel (amarillo) habían recibido un poco de viento del sur y estaban luchando por ir a cualquier parte útil: la última etapa en la retaguardia de los Doldrums. Cincuenta millas al sudoeste, el equipo Sun Hung Kai/Scallywag todavía tenía su luz en el noreste y todavía seguían haciendo camino hacia Hong Kong mientras el sol brillaba.

Y luego el resto
Debe haber sido agonizante para el trío del medio, pues pasaron 14 horas antes de que finalmente fueran liberados de su prisión. En la imagen 5 del 22:00UTC del 12 de enero podemos ver que el MAPFRE y el Turn the Tide on Plastic finalmente habían llegado a los 10-13 nudos del noreste, mientras que al sudoeste de ellos, el Team Brunel aún estaba esperando para llegar con 1.8 nudos de velocidad de viento. No sería largo, pero incluso un minuto es mucho tiempo cuando la gente navega lejos de ti a 13 nudos.

 ©Geovoile - Image 5 (Click for larger image)

Atajo
En ambos lados de este grupo, el resto de la flota había desaparecido a tiempo. El grupo del norte se había ya dirigido hacia Hong Kong liderado por Vestas 11th Hour Racing, mientras que al sudoeste -atajando por la esquina y navegando muchas millas menos que todos los demás- el Team Sun Hung Kai/Scallywag ahora lideraba la flota.

Extensión
La última pieza del rompecabezas fue cómo el equipo chino cambió su ventaja de un puñado de millas en esta etapa a más de setenta millas. En la imagen 6 de las 01:30UTC del 15 de enero, podemos ver el motivo de la extensión.

 ©Geovoile - Image 6 (Click for larger image)

He quitado las flechas del viento de la tabla porque el camino es más fácil de ver. Si observamos en la tabla, todos ahora tienen unos vientos alisios de entre 61-67 grados en dirección y de 16 a 25 nudos. Todos navegaban en ángulos de viento verdaderos (TWA) que iban de 125 a 140 grados (dependiendo de la velocidad del viento), por lo que navegaban a favor del viento. El problema que tenían todos los barcos al norte del Team Sun Hung Kai/Scallywag era que no podían llegar a Hong Kong sin trasluchar y sin pasar tiempo a babor.

Dolorosa trasluchada
Las pistas muestran que todos menos el líder y el Team Brunel ya habían pasado tiempo a babor, y cada vez que sucedía apenas avanzaban hacia la línea de meta. Mientras tanto, el líder casi apuntaba a Hong Kong y ganaba millas en la tabla de líderes a un ritmo espectacular.

Y así, a pesar de tener una situación de hombre por la borda, y de estar posicionados en el oeste donde se pronosticaba que el viento sería más ligero, el equipo Sun Hung Kai/Scallywag tomaría una situación de ventaja muy útil. Habría sido mucho más cerca si los vientos alisios se hubieran asentado a 45-50 grados, y nadie hubiera tenido necesidad de trasluchar, pero no lo hicieron ... y por eso los Scallywags tuvieron una gran oportunidad de navegar directos a su ciudad natal.

Oportunismo
La jugada del Team Sun Hung Kai/Scallywag fue una situación clásica de oportunismo. Eran los últimos en un largo camino, y tuvieron la ventaja de ver en los informes de posición que los líderes navegaban hacia vientos más ligeros, no más fuertes. Supieron perfectamente cuándo girar a la izquierda y así lo hicieron sin reservas pues ya tenían poco que perder. Navegar hacia la misma dirección a la que lo hacían los barcos delante de ti, rara vez trae consigo el éxito. Y el resto bien puede ser historia.

A día de hoy
En la imagen 7 que actualizamos a las 13:00UTC de hoy, 16 de enero, el Team Sun Hung Kai/Scallywag estaba ya liderando por 73 millas.

 ©Geovoile - Image 7 (Click for larger image)

La flota se había concentrado aún más, y el resto del podio se había resuelto a favor del Vestas 11th Hour Racing, Dongfeng Race Team y team AkzoNobel después de pasar por Micronesia. Vestas 11th Hour Racing tenía una ventaja de casi 20 millas, con el team AkzoNobel a 16 millas del Dongfeng. Hubo una gran brecha de más de 60 millas para el trío final, liderado por MAPFRE, que a su vez estaba muy por delante de Turn the Tide on Plastic y Team Brunel.

Monzón del Nordeste
Los Scallywags navegaban ya con un viento más fuerte que tenía cinco nudos más que cualquier otra barco en la flota cuando se dirigían hacia el monzón del noreste. Este es un viento creado por el flujo en el sentido de las agujas del reloj alrededor de la gran presión que se acumula sobre Asia central en esta época del año. Normalmente se esperaría que la flota llegase a casa a buen ritmo, pero este monzón podría traer alguna interrupción.

Se forma un anticiclón
En la imagen 8 podemos ver las posiciones pronosticadas de los barcos y el clima a las 11:00UTC del 17 de enero.

 ©Geovoile - Image 8 (Click for larger image)

El área de alta presión que mencionamos en el párrafo anterior aún se prevé que se forme, y podemos verla aquí al norte de la flota. Este pronóstico luego se desvanece y se aleja hacia el este, y permite que el noreste fluya hacia el sur del Mar de China. La alta presión producirá cambios significativos en el viento desde ahora hasta la parte superior de Filipinas, lo que significa una oportunidad para los barcos que están detrás. La flota actualmente tiene una dirección de viento de 70-80 grados. Se iluminará y se desplazará hacia el noreste a medida que se forme la alta presión.

El juego de los cambios
Los navegantes no querrán acercarse demasiado a la presión, y el cálculo de ruteo predicho sugiere que el Team Sun Hung Kai/Scallywag navege a babor por un tiempo. La idea es alejarse del anticiclón. En la imagen 9 podemos ver la ruta, las posiciones y el clima previstos para las 07:00UTC del 18 de enero.

 ©Geovoile - Image 9 (Click for larger image)

El movimiento del anticiclón ha llevado al viento hacia el este y ha dirigido los barcos fuera de su curso (visible en sus líneas curvas). Significa que la flota tendrá que moverse para llegar a la cima de Filipinas, donde verán otro cambio de viento hacia el noreste y de ahí un rápido viaje a través del Mar del Sur de China hasta Hong Kong.

Una última línea de pase
Si queda un carril de pase en el circuito está en esta sección y alrededor de la parte superior de las Filipinas. Sin embargo, las diferencias entre la mayoría de los barcos son sustanciales y los parámetros estratégicos se ven sólidos.

Será más eficiente hacer la trasluchada a babor del viento del este, y a estribor en el noreste. Y con la mejor brisa al oeste en el Estrecho de Luzón, parece que esta es la ruta sugerida y la única manera de ir, manteniéndose a estribor hasta que una trasluchada a babor te lleve al extremo norte y luego se vuelva a trasluchar para terminar.

Fue duro en el canal de Luzón y todos tuvieron que mantener los barcos juntos. Básicamente, fue el Team Sun Hung Kai/Scallywag el que se perdió en este punto; y solo podría haber sido un error del equipo el que creara una verdadera oportunidad de pase para los demás barcos de la retaguardia. 


Aquí las listas de tripulación para la Etapa 4 de Melbourne a Hong Kong (5,600mn).

Aquí las mejroes imágenes de la Etapa 4. 

Mira la repetición de las llegadas al completo en nuestro canal de YouTube aquí.

Noticias relacionadas

No se han encontrado resultados :(
  • {{item.category}}
    {{item.subcategory}}
    {{item.tagName}}

    {{item.title}}

    {{item.short_text}}
    {{item.text}}
    {{item.plus_text}}
    {{item.subsection}}
{{percentLoaded}}% loading... Ver más